XX Festival de Piano Rafael Orozco. Concierto de Grigory Sokolov

Este evento se ha visto 423 veces.

La naturaleza única e irrepetible de la música hecha en el momento presente es fundamental para comprender la belleza expresiva y la irresistible honestidad del arte de Grigory Sokolov. El repertorio de Sokolov abarca desde transcripciones de polifonía sacra medieval y obras de teclado de Byrd, Couperin, Rameau, Froberger a la música de Bach, Beethoven, Schubert, Schumann, Chopin, Brahms y composiciones históricas del siglo XX de Prokofiev, Ravel, Scriabin, Rachmaninoff, Schoenberg y Stravinsky.

Nacido en Leningrado (ahora San Petersburgo), tocó su primer recital a los 12 años. El prodigioso talento de Sokolov fue reconocido en 1966 cuando a los 16 años se convirtió en el músico más joven en recibir la Medalla de Oro en el Concurso Internacional de Piano Tchaikovsky en Moscú. Emil Gilels, presidente del jurado del Concurso Tchaikovsky, posteriormente defendió el trabajo de Sokolov.

En su carrera ha actuado extensamente con orquestas del más alto calibre, trabajando con la Filarmónica de Nueva York, Royal Concertgebouw Orchestra de Ámsterdam, Philharmonia London, Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks y Filarmónica de Múnich, antes de decidirse a centrarse exclusivamente en dar recitales en solitario.

A diferencia de muchos pianistas, Sokolov se interesa mucho por el mecanismo y la configuración de los instrumentos que toca. Pasa horas explorando sus características físicas, consultando y colaborando con los técnicos de piano para lograr sus requisitos ideales. “Se necesitan horas para entender el piano, porque cada uno tiene su propia personalidad y tocamos juntos”, explica. La asociación entre el artista y el instrumento es de vital importancia para el flujo de las ideas musicales de Sokolov. Con moderación en el uso del pedal de sostenimiento, conjura todo, desde las gradaciones tonales y de textura más sutiles hasta los contrastes de sonido más audaces a través de la pura brillantez de su trabajo con los dedos.

El carismático arte de Grigory Sokolov tiene el poder de cultivar la concentración necesaria para que el público contemple incluso las composiciones más familiares desde nuevas perspectivas. En recital, atrae a los oyentes a una relación cercana con la música, trascendiendo las cuestiones de la exhibición superficial y el espectáculo para revelar un significado espiritual más profundo.

Las grabaciones recientes de Sokolov, todas extraídas estrictamente de conciertos en vivo, aparecen bajo el sello Deutsche Grammophon. Las principales obras de Mozart, Beethoven, Schubert, Chopin, Brahms, Rachmaninoff están disponibles en CD y DVD. Entre ellos, «Una conversación que nunca existió» de Nadja Zhdanova, un retrato revelador de Sokolov basado en entrevistas con amigos y colegas del pianista e ilustrado con imágenes inéditas de archivos privados.